Escrito por Arquitectura, Comunicados, noticias de interies, patrocinado

El adiós de un mito: ¿Por qué desapareció La Pagoda de Fisac?

Compartir

Fundación Fisac

Fundación Fisac

En el mundo entero existen gran cantidad de edificios singulares, que contaban con un gran valor arquitectónico y que por distintas cuestiones han sufrido un mismo trágico final; el derribo. Tesoros modernistas, centros deportivos, torres, mercados… son demasiadas las joyas arquitectónicas que se han ido perdiendo a lo largo de la historia de España.

Hecho que sufrió, hace ya más de 20 años, la torre de los Laboratorios Jorba, una de las joyas arquitectónicas más destacable de nuestro país, obra del arquitecto Miguel Fisac, y que fue construida en 1965.

Fisac, de orígenes manchegos, se asentó en Madrid consolidándose, poco a poco, como uno de los arquitectos más destacados, influyentes, pero sobre todo incomprendido de la segunda mitad del siglo XX. Destaca por el corte moderno y vanguardista de sus iglesias.

La historia de La Pagoda de Fisac

Fundación Fisac

Fundación Fisac

Este edificio perteneciente a los Laboratorios Jorba, se le conocía popularmente como La Pagoda, y antes de su demolición ya era un símbolo gracias a su estratégica localización, y su llamativa y curiosa forma, la cual recuerda a las tradicionales construcciones de países asiáticos, lo que hizo que se le empezara a conocer por ese nombre. Características que hicieron que poco a poco se abriera paso en el imaginario del pueblo madrileño y se convirtiera en parte del imaginario del pueblo madrileño.

Tan respetado y admirado era por los madrileños que hizo que se tratara de una de las pérdidas más dolorosas del patrimonio arquitectónico moderno español.

Como hemos indicado, en 1965, el arquitecto Miguel Fisac llevó a cabo un edificio sorprendente con una peculiar forma, donde las plantas de la torre, de forma cuadrada, giraban alternativamente 45 grados, generando esa sensación de movimiento. Un proyecto que reflejaba el dominio del hormigón por parte de Miguel Fisac, uno de los arquitectos españoles más importantes de la segunda mitad del siglo XX.

Además, se trataba de uno de los tres proyectos españoles, junto con el de Ricardo Bofill y el de Lluís Clotet, que formaron parte de la exposición Transformations in Modern Architecture, que se llevó a cabo en el MoMA de Nueva York en 1979.

Fundación Fisac

Fundación Fisac

No obstante, ni el avanzado desarrollo técnico, ni su belleza abstracta, logró salvarla de su cruel destino, pues en julio de 1999 perdimos este maravilloso edificio para siempre.

Así, en la década de los 90 el Ayuntamiento de Madrid comenzó a llevar a cabo un catálogo de edificios que deberían ser protegidos. De la cantidad de edificios que se incluyeron en un principio, finalmente 700 fueron dejados fuera y entre ellos estaban los Laboratorios Jorba.

Un triste final: la demolición

Finalmente, en el año 1999, y dado que no estaba inscrito en ningún listado de protección, el nuevo propietario de la parcela solicitó licencia para su demolición con la idea de aumentar la superficie edificada.

Los ciudadanos descubrieron que este edificio tan representativo iba a ser demolido en el mismo momento que comenzó, en pleno verano, y aunque hubo protestas de jóvenes arquitectos madrileños, nada se pudo hacer.

En el momento de su demolición, su autor, Fisac, todavía se encontraba con vida, y en su cabeza se trataba de una venganza por parte del Opus Dei, organización que abandonó años antes, con la idea de destruir su imagen como arquitecto. Pero nada más lejos de la realidad, simple y llanamente la verdad del derribo fue causa de la dejadez del Ayuntamiento de Madrid y de meros intereses económicos, como construir un edificio con mayor superficie útil, se trataba de una época donde las Administraciones permitían todo en pos del desarrollo económico.

Sin duda, una importante pérdida que forma parte del patrimonio de la memoria de la gente que supo valorar la belleza estructural y funcional de este edificio.


Compartir
Close