Escrito por E 2013, Entrevistas, Entrevistas a Arquitectos

Luis de Garrido / Luis de Garrido Architects

Compartir

¿Qué significan para usted arquitectos como Emilio Ambasz, Hansen+Petersen, Peter Zumthor, León Krier…? ¿Cómo han influido en su vida profesional?

Estos son algunos de los arquitectos que han sido muy importantes en mi vida. He de comentar que para mí la arquitectura ha sido un sueño y una vocación desde que tenía 3 años. Me temblaba la boca con 15 años de edad cuando decía que iba a ingresar a la carrera. Los dos primeros cursos me fueron de maravilla. Pero en tercer curso topé de frente con la asignatura y los talleres de “proyectos”. Me di cuenta que tenía delante muchos profesores poco motivados y pocos mostraban algo de pasión. Por si fuera poco, en todo momento, todos los alumnos teníamos la sensación de que lo poco que estábamos aprendiendo era muy incompleto, muy personalista y todo se basaba en la fe en ciertos supuestos ídolos, y el análisis polarizado de algunas de sus obras.

Me quedé absolutamente defraudado en todos los sentidos. Por ello, pronto decidí dos cosas: primero salir cuanto antes de la Facultad de Arquitectura para tener un titulo y empezar de cero, y segundo, para no sentir que perdía el tiempo, empecé a estudiar otras cosas; me matricule en ingeniería informática, ingeniería industrial e ingeniería de caminos a la vez, junto con varias otras actividades de todo tipo. Pues bien, en este proceso de búsqueda descubrí a un arquitecto, del cual nada más ver un edificio suyo, en el quinto semestre, y siendo todavía un jovencito, me hizo vibrar. Eso era lo que yo, intuitivamente, consideraba “arquitectura” con mayúsculas. Este señor era Emilio Ambasz, y así se lo hice saber hace unos 9 ó 10 años, la primera vez que lo conocí en persona, y al que considero como a mi padre espiritual. Le debo a él mi futuro como arquitecto nada más y nada menos, porque ya digo que la arquitectura, en esos momentos, me defraudó por completo. Cuando vi la Casa de Retiro Espiritual, la cual no sabía que estaba precisamente en España, percibí los valores que debe tener la arquitectura; capacidad de emocionar y hacer feliz, bajo precio, sencillez y complejidad a la vez, capacidad de crear un entorno físico, térmico y psicológico adecuado para el humano,…. en definitiva, lo que me gusta llamar “caja de resonancia para la felicidad humana”. Lo que debería ser la arquitectura.

Ver reportaje completo >>>>


Compartir
Close