Escrito por noticias de interies, patrocinado

La importancia del baño en nuestro día a día

Compartir

El cuarto de baño, en el ámbito privado, puede considerarse como el centro de bienestar ya que se trata de un espacio que utilizamos a diario y donde, mayormente nos encontramos a solas, lo que lo convierte en nuestro refugio de paz tras el duro día a día.  De un tiempo a esta parte no sólo se convierte en un sitio donde asearnos, sino que nos hemos volcado en la cultura del ‘wellbeing’, donde lo más importante es encontrar el equilibrio adecuado entre el hogar, trabajo, familia y vida social.

olympiaEn este sentido, en los baños privados nos enfocamos en diseñarlos de una manera específica, “se confiere un mayor valor a la estética debido a que el diseño está vinculado al estilo personal y las costumbres de aquellos que residen en el hogar. Además, se valoran los materiales y los acabados, y aquí también entran en juego los que favorecen la limpieza e impiden la proliferación de bacterias. La funcionalidad es esencial y más cuando se trata de espacios reducidos. En estos casos, la finalidad última debe ser conseguir sensación de amplitud para así ganar en confort”, Juan Luna, responsable de Diseño de Acquabella.

Sin embargo, los baños también tienen su cara pública, donde deben diseñarse siguiendo ciertos criterios de funcionalidad, estética e higiene, algo indispensable para ofrecer a los usuarios unas instalaciones seguras y adecuadas. En este sentido, el diseño de un baño público y uno privado difiere totalmente, son dos realidades paralelas. Las prioridades cambian absolutamente.

Baño público vs privado

Cada proyecto es diferente y varía en función de si buscamos más funcionalidad o diseño o un tándem entre ambos aspectos. En opinión de Jose María Barros, Taps & Sanitary Product Manager de STROHM TEKA, no es tanto que el proyecto sea privado o público sino la envergadura del mismo y qué necesidades buscamos cubrir con él, aunque podríamos decir que los proyectos públicos suelen caracterizarse por tender más a lo funcional y práctico, y no tanto al diseño. En líneas generales, y como elemento común, desde el departamento de marketing de Ideal Standard destaca que contamos con la funcionalidad, básica hoy para cualquier baño que se precie. A partir de ahí, “obviamente, los objetivos para ambos casos son totalmente diferentes”. De este modo, Juan Luna, responsable de Diseño de Acquabella, por la parte de los baños públicos, éstos han evolucionado para atender grandes cambios sociales y culturales. “En estos tiempos donde la seguridad se ha convertido en prioridad, se busca que el cuarto de baño sea duradero, fácil de mantener y limpiar”.

Aspectos que originan la importancia del baño

Así pues, en los baños públicos se busca:

Strohm SowroomHigiene: “en un espacio como el baño, donde se genera mucha humedad, buscamos evitar la proliferación de bacterias. Materiales con tratamientos antibacterianos impiden la formación de microorganismos”, especifican desde Acquabella. Algo que también comparten desde el departamento de marketing de Roca, quienes detallan que debe potenciarse la higiene en todos los aspectos posibles: griferías, accesorios e incluso botones de activación de descarga de agua mediante tecnología touchless, sin contacto. En este sentido, en los baños públicos, cada vez es más frecuente que se instalen griferías electrónicas contactless. “Las griferías con sistema electrónico, son muy útiles en las zonas comunes de aseos públicos, ya que tienen la gran ventaja de que se accionan sin necesidad de contacto con la superficie, pues se accionan por célula fotoeléctrica”, analiza Jordi Soler Fornt, director general, Ramon Soler.

Limpieza y mantenimiento: el equipamiento de baño debe estar configurado para una limpieza asidua de las instalaciones. “Evitar aquellos que requieran un excesivo mantenimiento y superficies con recovecos que fomenten la acumulación de suciedad”, detalla Juan Luna. Igualmente, José Barrio, director general comercial de Fiora específica que en el ámbito público hay cuestiones como el almacenamiento que no son importantes, de hecho, en su opinión, es preferible consolas abiertas que simplifiquen la limpieza. La practicidad, la higiene y la facilidad de uso y limpieza son claves para entender el baño en el espacio público en los próximos años.

Resistencia y durabilidad: “el continuado uso (o mal uso) de las instalaciones de carácter público pone a prueba su resistencia, por lo que la calidad y durabilidad de los materiales adquieren una nueva dimensión”, aclara el responsable de diseño de Acquabella.

Diseño: si el baño es público, en opinión del director general Ramon Soler®, podemos diseñar estancias más atrevidas y rompedoras, arriesgarnos en colores y formas, ya que los usuarios pasarán de forma efímera y nunca se cansarán de un diseño rompedor, les sorprenderá y quedará grabado en su memoria. De igual modo, Daniel Morata, CEO de  Nuovvo, especifica que si se trata de un proyecto público podemos permitirnos atrevernos con un mobiliario de colores más rompedores y llamativos, con un diseño que no deje indiferente a nadie.

Accesibilidad: los baños públicos tienen que garantizar el acceso de todos los usuarios, “lo que significa atender las necesidades de las personas de movilidad reducida”, detallan desde Acquabella.

Eficiencia y sostenibilidad: “dado que hay una utilización de forma repetida de las instalaciones, debemos tener en cuenta que el equipamiento sea eficiente para un uso responsable de los recursos, a parte de un ahorro en costes” completa Juan Luna.

En resumen un baño público, además de la funcionalidad, son básicos la seguridad y el ahorro, tanto de agua como energético. En un baño privado,” eso pasa a un segundo plano y primará además de la comodidad, el diseño, capacidad, etc…”, especifican desde Ideal Standard De este modo, desde el departamento de marketing y comunicación de Laufen, asegura que la diferencia es fundamental, son dos mundos diferentes. “En un proyecto privado siempre va a primar el diseño, la comodidad y el confort. Sin embargo, en un entorno público la prioridad es el coste, la funcionalidad y durabilidad, que en el caso de la porcelana sanitaria es altamente duradera (+ de 25 años)”.

Asimismo, el Departamento de marketing de Roca asegura que en un espacio de baño privado se prioriza el confort del usuario, como comentado en el anterior punto, favoreciendo la distribución y almacenaje. De este modo, “también destacan la alta resistencia y durabilidad de los elementos como puntos clave en proyectos públicos para garantizar la higiene y salud de todos los usuarios”.

Por otro lado, otras cuestiones como la calidad estética o la personalización tanto en medidas como en colores y texturas “son igualmente importantes tanto en el ámbito residencial como en el público”, especifican desde Fiora. Sin embargo, desde Ramon Soler consideran que si el baño es privado optamos por diseños menos estridentes y más neutros que aporten sensación de bienestar para relajarnos en nuestros momentos de desconexión. Algo que comparten desde Nuovvo, ya que ellos consideran que nos decantaremos más por colores neutros que no nos cansen con el paso del tiempo, pero la gran ventaja es que podremos incluir piezas más exclusivas y la última tecnología, puesto que un baño privado no estará transcurrido por tantas personas diferentes como uno público.

En un baño público

En el baño público el combo siempre suele ser el mismo: lavabo + inodoro y grifería con sensor. Asimismo, “se buscan materiales de apariencia más robusta, placas antivandálicas… La grifería con sensor está en auge debido a la situación actual y al ahorro de agua que supone no dejar el grifo encendido cuando no se está utilizando”, enumeran desde Laufen.

En este sentido, se puede aseguran que los baños públicos no suelen ser muy rompedores ya que van a una funcionalidad práctica. “En estos casos es muy importante saber con cuánto espacio contamos y, sobre todo, qué necesidades son imprescindibles cubrir. Los inodoros y los lavabos son piezas indispensables siendo estos segundos en la mayoría de los casos sobre encimera, sobre todo si el espacio lo permite para que haya mayor comodidad para el usuario. Es importante recordar que, tras la pandemia, el usuario valora que el equipamiento de baño cuente con tecnologías que permitan un extra de limpieza e higiene”, analiza Jose María Barros.

Por otro lado, Jordi Soler Fornt considera que las griferías electrónicas y temporizadas son los elementos más demandados en baños públicos. “También son incluso más demandadas para los baños de hotel, las griferías que tiene incorporado el sistema de apertura en frío porque ahorran energía y tienen un máximo de confort”.

Igualmente, Alfredo Cabezas, director de marketing y comunicación de Geberit, especifica que en los baños de la mayoría de hoteles, por ejemplo, ya es tendencia la cisterna empotrada con inodoro suspendido. “Y no sólo por su facilidad de limpieza y porque su estética es más atractiva, sino también por el avance que representan en cuanto a ahorro de agua y disminución del ruido de la descarga del agua, por poner dos ejemplos. De hecho, actualmente, encontrar la tradicional cisterna cerámica vista en el baño de un hotel, restaurante, etc, resulta decepcionante, desde el punto de vista del cliente. El usuario espera que el establecimiento le ofrezca un plus, no el baño de siempre”.

También, destaca, que empieza a ser un must la incorporación de smart toilets. Sobre todo, en aquellos establecimientos que quieren dar un mayor grado de bienestar a sus huéspedes. La verdad es que estas soluciones 2 en 1 que proporcionan el frescor de la higiene íntima con agua, sin necesidad de moverse del inodoro, se están incluyendo en infinidad de hoteles por todo el mundo. Además, añade que “en los baños públicos de instalaciones con mucha afluencia de usuarios, como estaciones de trenes, aeropuertos, estadios, etc., también ha crecido la demanda de soluciones sin contacto, touchless, tanto para activar la luz de los baños como el agua de los grifos o de la cisterna del WC, por ejemplo”. Eb este sentido, “los productos con más movimiento prevemos que serán los que aportan un plus tecnológico o de diseño novedoso en el baño: sistemas compactos para el lavado y secado de manos como los sistemas tras espejo y griferías electrónicas con sistema laser”, complementa Mercedes Villar, arquitecta, departamento de marketing de Nofer Brand Group.

Por el contrario, German Muñoz Bassedas, director de marketing de Mediclinics, destaca que los secadores de manos y dispensadores de jabón/gel hidroalcohólico automáticos son los elementos más demandados.

Mientras tanto, en lo referente a los materiales, el director de marketing de Mediclinics, concreta que hoy en día, se solicitan accesorios de baño que sean 100% higiénicos y muy fáciles de limpiar. “El acero inoxidable, por sus características intrínsecas antimicrobianas, está al orden del día. Los accesorios de baño donde el usuario no entra en contacto directo con dicho elemento para hacerlo funcionar (accesorios de baño sin contacto) también son muy demandados”.

No obstante, lo más importante estará ligado a la funcionalidad y a la sostenibilidad. “Es muy importante que los elementos que conforman el baño sean sostenibles, mejoren el consumo de agua y energía. Por otro lado, la funcionalidad, traducido en dos niveles. Desde el punto de vista de mantenimiento, que sean productos sencillos a la hora de limpiar, por ejemplo. Y desde el punto de vista del usuario, que sean sencillo de utilizar”, explican desde Nofer Brand Group.

Así pues, la diferencia principal, hoy en día, entre un baño público y uno privado es la robustez de los accesorios de baño que se encuentran en ellos. En un lavabo colectivo, según exponen desde Mediclinics, debido a una frecuencia de uso mucho más elevada que en un lavabo privado, la robustez del accesorio de baño cobra vital importancia. Por tanto, una secadora de manos o un accesorio de baño ha de ser robusto, fuerte y que incorpore elementos anti-vandálicos que lo haga perdurar en el tiempo. Todo ello, y como ya se ha dicho con anterioridad, sin olvidar el diseño intrínseco del propio producto. Esto es lo que un promotor público buscará, además de un producto que sea energéticamente eficiente y sostenible.

En cambio, detalla que un particular se centrará mucho más en el diseño y en la calidad, dejando de lado las propiedades anti-vandálicas del producto, ya que en un baño particular no es necesaria tanta robustez.

Es la diferencia entre pensar para ti o para todos. “En ese todos tú estás incluido por igual. Por tanto, no excesivamente, pero en un caso buscas una personalización y en el otro un bien común o un espacio donde la mayoría se pueda sentir cómodo. Pero, en resumidas cuentas, tanto promotores como particulares tienden a buscar productos seguros, higiénicos, con ahorro de agua, funcionales pero que además aúnen diseño”, determinan desde STROHM TEKA.

Las nuevas tecnologías: ¿el futuro?

La tecnología se está transformando en una herramienta imprescindible y necesaria para conquistar al cliente. El consumidor demanda una respuesta inmediata, necesita una atención rápida y personalizada que le proporcione experiencias únicas y diferentes. En este sentido, desde Nouvvo, aseguran que es el consumidor quien determina las pautas de la innovación y la implantación en los establecimientos de las nuevas tendencias. “La relación de los clientes ha dejado de ser estática para ser dinámica. Algunas de los dispositivos tecnológicos que ya se están incorporando en el sector del baño son: bañeras con display, espejos electrónicos con pantalla LCD y otros elementos con control remoto vía smartphone, como nuestro espejo Play que cuenta con altavoces y Bluetooth integrado”.

De este modo, esta pandemia ha sido un punto y aparte para la humanidad. Por tanto, “es imposible pensar que el mundo del baño va a vivir ajeno a esta nueva realidad. Conceptos de salud, touchless, higiene, que antes eran conceptos, ahora tienen un significado y, sobre todo, un público preparado para escuchar cualquier producto que les asegure uno, dos o los tres conceptos”, analiza el Taps & Sanitary Product Manager de STROHM TEKA.

Así pues, director de marketing y comunicación de Geberit, concuerda en que a corto-medio plazo vamos a vivir una realidad cada vez más touchless, tanto en los baños como fuera de ellos y será habitual -no excepcional como ha sido hasta ahora- que nuestra sola presencia o el acercamiento de nuestra mano a un sensor abra una puerta, llame al ascensor o active el agua de un grifo. También, en su opinión, veremos proliferar el uso del propio móvil para manejar elementos en sitios públicos o semipúblicos, desde escanear la carta del restaurante para decidir qué comer, hasta activar el smart toilet de una habitación de hotel.

De este modo, con los sistemas “non-touch” o “contactless”, según exponen desde Ideal Standard, en todos los productos en los que sea posible, como pueden ser griferías o placas pulsadoras y a la vez mejorando la ergonomía de los productos para que tengan cada vez más superficies más sencillas de limpiar, o tengan diseños especialmente diseñados para “ensuciar menos”. También es destacable la tecnología de bombeo automático, la cual según indica, garantiza que los accesorios electrónicos que no se usan regularmente se enjuaguen con agua cada 24 horas, evitando también la formación de bacterias. Una instalación de «hidro-purga» descarga agua a través de la tubería y las entradas para garantizar un sistema libre de escombros después de la instalación y permitir el lavado después de la desinfección química.

Por otro lado, en el caso de las secadoras de manos, “las principales innovaciones que se están aplicando son los motores tecnológicamente avanzados sin mantenimiento (motores “brushless”), las tecnologías antibacterianas basadas en iones plata, los filtros HEPA, los ionizadores que eliminan los virus y las bacterias, los acabados anti-huella o el propio “Internet of Things” (IoT)”, exponen desde Mediclinics.

En conclusión, en el caso de los baños el cambio está siendo clarísimo en este sentido. La tendencia está llevando a sustituir los elementos que necesitan el contacto de las manos para su funcionamiento. “Y también se están realizando cambios para facilitar la higiene y la limpieza de suelos y superficies. Optar por cisternas empotradas, inodoros elevados del suelo y descargas y grifos sin contacto es el futuro a corto plazo para que los baños ofrezcan máxima seguridad e higiene a sus usuarios”, resumen desde Geberit.

En este sentido, la COVID-19 abre una nueva ventana en el sector sanitarista. “Además de características que se toman en cuenta en la creación de productos como la ecosostenibilidad y el diseño, la prevención e higienización tomarán una especial importancia en los nuevos productos”, especifican desde Ramon Soler.

En defintiva, podemos asegurar que el futuro ya ha comenzado y en el baño, igual que en todos los sectores, “la conciencia ecológica marcará sin duda la oferta de los distintos fabricantes de equipamiento para baño. Los productos sostenibles, reciclables, de bajo consumo, higiénicos, duraderos y de fácil limpieza serán cada vez más importantes”, expone Joel Velasquez, Country Manager España/Portugal de Kaldewei. No obstante, en un sector como este, no existe solo un futuro en el baño, sino muchos futuros, tanto como consumidores finales.


Compartir
Close