Escrito por Arquitectura, Comunicados, Destacado, noticias de interies

Shigeru Ban, arquitectura de cartón que vale oro

Compartir

© FPA / Forgemind ArchiMedia is lisenced under CC by 2.0.

© FPA / Forgemind ArchiMedia is lisenced under CC by 2.0.

Cuando ocurre una desgracia humanitaria, un terremoto, un tsunami, o una guerra, la humanidad se vuelca en poder ofrecer su granito de arena para que las personas que se encuentran inmersas en esa catástrofe tengan un poco de esperanza. Shigeru Ban, recientemente galardonado con el premio Princesa de Asturias de la Concordia 2022, sabe muy bien lo que supone actuar rápido en estas tragedias.

Conocido como el arquitecto de las emergencias y desastres, este reconocido arquitecto, siempre ha buscado la manera de ayudar a las personas desde la arquitectura. Ganador del Premio Pritzker en 2014, se le considera un referente dentro de la arquitectura contemporánea japonesa, gracias a sus construcciones con materiales y técnicas tradicionales y a su concepción de la arquitectura basada en la eliminación de los límites entre el interior y el exterior, de manera que se favorece la continuidad espacial de las mismas prácticamente hasta el infinito.

Nacido en Japón el 5 de agosto de 1957, pasó toda su infancia y adolescencia en su país natal pensando que la carpintería sería su oficio. Tras un trabajo en su clase de arte en la secundaria, se decanta por la arquitectura. Estudio en el Southern California Institute of Architecture durante los años 1977 hasta 1980, posteriormente continúa sus estudios en el Cooper Union School of Architecture (1980/1984).

Fue en 1985 cuando, tras abrir su estudio en Tokio, comienza una intensa actividad profesional, didáctica y científica. Posteriormente, y con la idea de ayudar desde la arquitectura a las poblaciones afectadas por catástrofes naturales a través de obras como viviendas temporales, refugios, centros comunitarios, espacios espirituales, funda la organización VAN, (Voluntary Architects’ Network). Su búsqueda arquitectónica es conocida en todo el mundo por el uso innovador de materiales pobres como el cartón y el bambú, además de investigar todo lo posible sobre los materiales reciclables, especialmente papel y cartón, con los que busca construir refugios de calidad a bajo coste.

Decantarse por esta tipología constructiva, viviendas para emergencias, comenzó debido al fatídico terremoto de Kobe en 1995 con el diseño de viviendas temporales realizadas con tubos de cartón e incluso una iglesia de cartón. En este momento, Ban sentó los parámetros para la construcción de viviendas temporales para situaciones de emergencia: materiales baratos, métodos de construcción sencillos, adecuados aislamientos. A pesar de los materiales, el resultado final contaba con un interesante valor estético. Además, fueron soluciones de suma eficiencia para atender con urgencia las necesidades de cobijo y alivio psicológico de la infinidad de damnificados que puede haber.

Las obras más destacadas de Shigeru Ban

Conozcamos más obras de este arquitecto, maestro del minimalismo, tanto en forma como en materiales, defensor del reciclaje y de la arquitectura como solución:

Paper Log House (Kobe): esta obra fue llevada a cabo en respuesta al terremoto que afectó la ciudad de Kobe, y a la que se le adjudicaría el premio Architecture for Humanity (EE.UU.). Se tratan de casas de emergencia económicas, resistentes y durables, que se llevaron a cabo con pocas decenas de tubos de cartón de 1 metro de diámetro y una cimentación de cajas de cerveza llenas de bolsa de arena. Sin duda se concibió como un edificio de fácil montaje, desmontaje y reutilización.

Templo de papel (Kobe): en ese terremoto no solo fueron destruidas las casas, sino otros edificios como en este caso, un templo, sustituido por uno de cartón que estuvo en pie durante 10 años, que posteriormente se desmontó y se trasladó a Taiwán tras otro terremoto. Este proyecto hizo que Ban adaptase las técnicas estructurales con tubo de cartón que ya había llevado a cabo en otros proyectos. Se trata de una planta rectangular de 10×15 metros, donde la fachada, de paneles traslúcidos de policarbonato, puede abrirse para ampliar el aforo.

Pabellón japonés en la Expo 2000 en Hannover, Alemania: en esta exposición el tema era claro, buscar el mejor aprovechamiento de los recursos para generar la menor cantidad posible de desechos para posteriormente desmontarlo una vez acabado el evento. En esta ocasión con el asesoramiento de Frei Otto, concibió un pabellón temporal a través de una gran grilla tridimensional mediante largos tubos de veinte metros de longitud unidas con empalmes de madera. De igual manera, en este proyecto se investigó para conseguir un nuevo material de cubierta, inspirado en los sobres de papel impermeables. Se obtuvo finalmente un papel ignífugo con refuerzo de fibra de vidrio y una película laminada de polietileno. En definitiva, una estructura completamente reciclable.

Sistemas de división de papel (versión 4), Fukushima (Japón): todavía tenemos en mente ese terrible terremoto y tsunami de 2011, donde los damnificados tuvieron que convivir en espacios techados como gimnasios o escuelas. La reconstrucción iba a llevar bastante tiempo, por lo que dado que la privacidad es un asunto muy importante en la cultura japonesa se optó por darle cierta privacidad con materiales de bajo coste, divisiones de cartón y cortinas. La versión utilizada en esta ocasión era un sistema formado por tres tubos de cartón de diferentes diámetros donde se le añadía una ligera cortina.

Centro Pompidou, Metz (Francia): este proyecto fue llevado a cabo junto a Jean de Gastines y Philippe Gumuchdjian, el origen de este proyecto fue la forma de un sombrero chino de paja, donde la impresionante cubierta de madera laminada se inspira en el patrón de tejido hexagonal. Bajo este espacio se ubica el programa museístico y, además, se crea en el exterior una plaza pública.

Naked House, Saitama (Japón): el cliente buscaba que tres generaciones convivieran en la vivienda pero que hubiera el menos nivel posible de intimidad para evitar que los miembros de la familia se aislaran los unos de los otros. De este modo, el arquitecto planteó un espacio amplio y diáfano, donde se insertan 4 cajas ligeras sobre ruedas, un cubo para cada miembro de la familia, donde se tuvo en cuenta las cualidades de la textura lumínica interior creando diferentes capas de pieles.

Casa Curtain Wall, Tokio (Japón): se trata de una vivienda donde se planteó una reinterpretación contemporánea de la casa japonesa tradicional a través de la incorporación de materiales actuales. Sobresale del proyecto la impresionante cortina que cubre el segundo y tercer piso. Con esta vivienda se consigue una completa exposición al exterior, gracias a sus fachadas abiertas, como un total encierro, cuando la cortina cierra alrededor de la estructura.

Sin duda, este galardón premio Princesa de Asturias de la Concordia 2022 que acaba de recibir Shigeru Ban es un reconocimiento a toda una búsqueda de cómo la arquitectura puede ayudar en los peores momentos.


Compartir
Close